Existe Dios? Existencia de Dios: preguntas, argumentos y testimonios

28Mar/100

Ateos a causa del mal ejemplo

Ateos a causa del mal ejemplo

Hay otro tipo de hombres que no creen porque han tenido la desgracia de recibir el impacto del mal ejemplo de un mal católico. Esto ocurre. Di­cen: « Si ése es católico, y hace esto y hace lo otro, pues yo no quiero ser como ése. »

O de un mal sacerdote. Quiera Dios que nunca en la vida tengáis la desgracia de tropezar con un mal sacerdote, porque los hay. Si entre los doce apóstoles hubo un Judas, entre los cuatrocientos mil sacerdotes que hay hoy los habrá. Quiera Dios que nunca tropecéis con uno, porque os quitan la fe; y la fe es lo que más vale en el mundo. Ojalá que todos los sacerdotes fueran «otro Cristo». Tie­nen la obligación de serlo. Y el que en lugar de ser otro Cristo en la Tierra, 1o que hace es acabar con la fe de la gente con su mal ejemplo y con lo que dice, ése tiene una enorme responsabilidad. Por eso, cuando un hombre ha tenido la desgracia de recibir el impacto de un mal, sacerdote, instintiva­mente da la espalda a todo lo que ese sacerdote significa. Sin embargo, esa actitud tampoco solu­ciona nada. Porque si ése es un mal sacerdote, será su problema, pero no te justifica a ti.

El hecho de que haya malos sacerdotes no es razón para alejarse de la Iglesia. Si alguien se tro­pieza con un mal médico busca otro médico que sea bueno, pero no se aparta de la medicina. Si llevamos nuestro coche a un taller y lo arreglan mal, se busca otro taller, pero no nos quedamos con el coche estropeado. Exactamente lo mismo se ha de hacer con los sacerdotes. Si se da con uno que no cumple, se busca otro mejor.

Supuesto esto, resumamos lo hasta ahora visto. Hay hombres de ciencia que son ateos; pero su ateísmo hay que buscarlo por otros caminos, no por razones científicas. No hay ningún argumen­to científico que demuestre que no hay Dios. En cambio hay muchas razones científicas que apo­yan la fe del creyente.

Si hubiera razones científicas que impidieran creer en Dios, no habría hombres de ciencia cre­yentes. Cuando nos encontramos grandes hombres de ciencia creyentes es porque la ciencia no es obstáculo para creer.

Vamos a ver algunos ejemplos. No voy a refe­rirme a sabios del siglo pasado, como Volta o Ampère (que dieron sus nombres a las medidas eléctricas voltio y amperio), que eran creyentes. Me voy a referir a sabios de nuestros días que son creyentes.

Von Braun, el cerebro de los vuelos espacia­les americanos, era creyente y rezaba todos los días.

Otro gran talento, Heisenberg, premio Nobel de Física. Uno de los talentos más grandes del si­glo. Descubrió la fórmula unitaria de los tres campos energéticos: gravitatorio, electromagnéti­co y nuclear. Es una fórmula que Einstein estuvo buscando toda su vida y no dio con ella. Este hombre dijo que él creía en Dios, que él sabe que Dios es el Autor del cosmos.

Max Planck, premio Nobel de Física, autor de la teoría cuántica, un genio. También él creía en Dios. Paul Dirac, premio Nobel de Física, profe sor de Cambridge, en un discurso durante un con­greso internacional de premios Nobel -él, pre­mio Nobel, a hombres premio Nobel- en Lindau, Alemania, afirmó que él creía en Dios, Autor del universo. Premios Nobel de este siglo, grandes ta­lentos que creen en Dios.

Debemos dar gracias a Dios porque, sin mere­cerlo, hemos nacido en un país católico y en una familia católica, y hemos recibido una educación en la fe. Nosotros, desde pequeños, hemos creído en esas verdades en las que creen los grandes talentos que hoy tiene la humanidad. Quizá ellos llegaran a esta conclusión después de muchas ho­ras de estudio y reflexión. Nosotros nos lo hemos encontrado. Quizá sepamos menos de ciencia que otros, pero tenemos más fe, que es más importan­te. Demos gracias a Dios, no somos ateos, somos creyentes.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.