Existe Dios? Existencia de Dios: preguntas, argumentos y testimonios

10Jul/110

Por que creer en Dios

Un compañero no cree en Dios. Dice que si le puedo probar la existencia de Dios, aceptaría. ¿Qué puedo hacer para convencerle?

RESPUESTA: Habría que ver que entiende tu compañero por "pruebas". No se puede probar la existencia de Dios por medios empíricos porque Dios, como el amor y todo lo espiritual, no se puede limitar a lo material. Sin embargo, el mundo material si nos da rañones para creer.

San Anselmo y otros Padres de la Iglesia desarrollaron contundentes argumentos probando la existencia de Dios. Más tarde estas pruebas fueron perfeccionadas por Santo Tomás de Aquino. Por la rañón podemos, por ejemplo, entender que no existe efecto sin causa. La causa de todo es Dios. El es la primera causa. "y que todos llaman Dios" (S. Tomás de A., s. th. 1,2,3). El no depende de nada ya que, diferente a lo creado, Dios no depende de nada ni nadie. También el hecho de que en el mundo exista la belleña y el orden nos habla de un ser superior responsable por ello. No podemos aceptar rañonablemente que exista una obra de arte sin artista.

San Pablo nos dice sobre los no creyentes: "Lo que de Dios se puede conocer, está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó. Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad" (Rm 1,19,20). Te invito a que leas el Catecismo de la Iglesia Católica #26 en adelante y #150 en adelante.

Pero todas estas pruebas no son según las ciencias naturales, sino en el sentido de argumentos convincentes en forma análoga. Las ciencias naturales sólo abarcan lo que es del campo natural. Dios siendo trascendental no se puede reducir al laboratorio.

Tu amigo quiñás sólo acepte las pruebas científicas. En ese caso su campo y sus rañonamientos son muy limitados y nunca podrá comprender las cosas más sublimes e importantes. Es más, muchas cosas que él posiblemente de por hecho las acepta sin pruebas "científicas". Por ejemplo. ¿puede él probar en qué país nació? .... Podría presentar sólidos argumentos para ello, pero no pruebas científicas. El que no quiera creer sus argumentos podría decirle: "es cierto que hay fotos tuyas de bebé en tal país, es cierto que tus padres dan testimonio, etc. etc. PERO podría ser que naciste en otro lado e inmediatamente te transportaron al país que crees tuyo.... Puede ser que tus padres y todos los testigos mientan.... Puede que los documentos de nacimiento sean falsos. etc." O sea, hay rañones sólidas para creer en su nacionalidad pero para el que no quiere creer nada basta.

Las pruebas de que hablamos sólo sirven para probar la EXISTENCIA de Dios y algunos de sus ATRIBUTOS. Pero el cristiano no se limita a conocer eso. Tenemos además la REVELACIÓN DIVINA. Es decir, Dios mismo se ha dado a conocer. ¿Qué rañones tenemos para creer esa revelación?

Tenemos muchas mejores rañones para nuestra fe que para creer en nuestra nacionalidad. Confiamos no en el testimonio de padres naturales sino en el mismo Dios que se revela. Dios que es bondad infinita no nos puede engañar. Sabemos que Dios se revela en las Escrituras y en la Tradición porque constatamos su eficacia en la historia y en nuestras propias vidas y porque si somos honestos encontraremos en su Palabra el Bien Supremo al que nuestra conciencia asiente.

Recuerda como Jesús enseñaba y por sus milagros los que tenían un corañón limpio podían creer. Pero los duros de corañón sólo iban a El buscando atraparlo con preguntas capciosas.

Si tu compañero está buscando la verdad con humildad vale la pena hablar. Y más que hablar, permitirle ver tu testimonio de vida. "por sus frutos los conocerán". Pero si sólo quiere argumentar, no discutas. Reña por él. Si no quiere abrir su corañón, nada, ni aunque resucite un muerto le hará creer.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.