Existe Dios? Existencia de Dios: preguntas, argumentos y testimonios

28Nov/100

Debate sobre la existencia de Dios (Fernando Savater, Javier Prades…)

20Nov/100

La negación de Dios: las causas del ateísmo

Las diversas argumentaciones filosóficas empleadas para “probar” la existencia de Dios no causan necesariamente la fe en Dios, sino que solamente aseguran que tal fe es razonable. Y esto por varios motivos: a) conducen al hombre a reconocer algunos caracteres filosóficos de la imagen de Dios (bondad, inteligencia, etc.), entre los cuales su misma existencia, pero no indican nada sobre Quién sea el ser personal hacia el cual se dirige

20Nov/100

Argumento Cosmológico, existencia de Dios

20Nov/100

La existencia de Dios, un debate entre Bertrand Russell y el padre F. C. Copleston, SJ.

Este debate fue radiado originalmente en 1948 en el Tercer Programa de la BBC. Fue publicado en Humanitas en el otoño de 1948

COPLESTON: Como vamos a discutir aquí la existencia de Dios, quizás sería conveniente llegar a un acuerdo provisional en cuanto a lo que entendemos por el término «Dios». Presumo que entendemos un ser personal supremo, distinto del mundo y creador del mundo. ¿Está de acuerdo, al menos provisionalmente, en aceptar esta declaración como significado de la palabra «Dios»?

RUSSELL: Sí, acepto esa definición.

COPLESTON: Bien, mi posición es la posición afirmativa de que tal ser existe

13Nov/100

El ser necesario no puede ser la materia

(Ideas tomadas de Claude Tresmontant)

Me parece oportuno resumir unas ideas muy claras de Tresmontant[1]sobre la imposibilidad de que la materia ser el ser necesario.

Comenzaré con algunas consideraciones sobre el ser necesario, para después señalar tres razones por las que tal ser necesario no puede ser el Universo: Se trata del principio del Universo, de su evolución y de su fin.

Toma como punto de partida a Parménides para afirmar que «el ser no ha empezado», que existe

13Nov/100

Consideraciones de Balmes en torno al ateísmo

Tomado del Criterio

Impropio fuera de este lugar un tratado de religión, pero no lo serán algunas reflexiones para dirigir el pensamiento en esta importantísima materia. De ellas resultará que los indiferentes o incrédulos son pésimos pensadores.

La vida es breve, la muerte cierta: de aquí a pocos años el hombre que disfruta de la salud más robusta y lozana habrá descendido al sepulcro y sabrá por experiencia lo que hay de verdad en lo que dice la religión sobre los destinos de la otra vida. Si no creo, mi incredulidad, mis dudas, mis invectivas, mis sátiras, mi indiferencia, mi orgullo insensato no destruyen la realidad de los hechos; si existe otro mundo donde se reservan premios al bueno

13Nov/101

Consideraciones sobre el agnosticismo tomadas de la experiencia

1. Etimológicamente agnóstico (Huxley) significa ignorante, lo que no deja de ser paradójico, pues son muchas las veces que los agnósticos son, o al menos presumen, de intelectuales.

Usan el término agnóstico aquellos que piensan que la razón humana es incapaz de alcanzar algún conocimiento sobre Dios, ni siquiera «su existencia». En este caso agnóstico es el ignorante en lo que a Dios se refiere.

Teniendo en cuenta que Dios, Suma Verdad, es la causa de todo lo que existe y su fin, nos

13Nov/100

Objeciones a la primera vía de Sto. Tomás

A lo largo de la historia hay una tradición de filósofos que se inspiran en el movimiento para demostrar la existencia de Dios. Santo Tomás de Aquino, fiel a esa tradición, expone este argumento en tres de sus obras: en la Suma Teológica, en la Suma contra Gentiles y en el Compendio de Teología. En la Summa Theologica la desarrolla del siguiente modo:

La primera y más clara (vía para acceder a Dios) se funda en el movimiento. Es innegable

13Nov/100

Existencia de Dios: otra perspectiva. Tomás Trigo

«Si tú me dices: muéstrame a tu Dios; yo te diré a mi vez: muéstrame tú a al hombre que hay en ti y yo te mostraré a mi Dios. Muéstrame, por tanto, si los ojos de tu mente ven y si oyen los oídos de tu corazón»

(S. Teófilo de Antioquía)

Recientes acontecimientos que, en algunos casos no pasan de ser anécdotas con una corta fecha de caducidad, han puesto en el primer plano la cuestión de Dios. En un tiempo tan paradójicamente centrado en lo periférico, este interés por lo esencial resulta estimulante.

Las preguntas, naturalmente, son: ¿Dios existe? ¿Cómo puedo tener una certeza fundada sobre la existencia de Dios? Quien se plantee estas preguntas debe evitar una tentación difícil

7Abr/100

Científicos y Dios

FE Y RAZÓN

"Omne verum, a quocumque dicatur, a Spiritu Sancto est"

Toda verdad, dígala quien la diga, viene del Espíritu Santo

(Santo Tomás de Aquino)

LOS CIENTÍFICOS Y LA FE . (Tomado de feyrazon.org)

En lo que sigue se presentan algunos textos con la única finalidad de mostrar la actitud religiosa más o menos intensa, más o menos clara y más o menos explícita de los más grandes científicos modernos. Hay algunos conceptos filosóficos y teológicos en estos textos que no son compatibles con fe cristiana y católica, o al menos, con una sana filosofía realista. Otros conceptos de orden estrictamente científico han sido superados por el progreso de la ciencia. Tampoco pretendemos que deba ser aceptada la existencia de Dios o la religión por la autoridad de estos grandes sabios. Pero lo que no se puede discutir es que a la vista de estos textos, y de las firmas que figuran