Existe Dios? Existencia de Dios: preguntas, argumentos y testimonios

5Abr/100

Una joven, sin piernas, gateaba 4 kilómetros para ir a Misa

Publicado por jorgellop en Agosto 30, 2008

¡Cuántas dificultades ponemos para acompañar a Dios todos los domingos en la Misa! Cualquier dificultad es suficiente para echarnos atrás, para excusarnos con esta cita semanal con Dios que nos cambia. Queda relegado en todos los planes al final del día, es una obligación que se nos impone que dificulta el descanso dominical. También hemos escuchado muchas veces que la Misa no dice nada. Como no me dice nada dejo de ir. El planteamiento es otro voy a ver si la Misa me dice todo lo que me tiene que decir. Me voy a enterarme bien de que va todo “esto”. Va a suponer un encuentro con Dios. El mejor sitio para pedir, darle gracias por tantas cosas, darle lo que se merece…
Vamos a la noticia que se publica en Zenit. Si tú estuvieras en la situación de Olivia ¿qué harías? La respuesta que des indicará la importancia que tiene en tu vida la Misa.
La noticia…
Un grupo de religiosas de la congregación Hermanitas de los Ancianos Desamparados que partió el pasado año desde Valencia para fundar un asilo en Chissano (Mozambique) atiende en la actualidad a una joven que carece de piernas y que gateaba cuatro kilómetros todos los domingos para asistir a misa en la ciudad africana.
Las religiosas han promovido ya la compra por parte de un benefactor de la congregación de una silla de ruedas para la joven, llamada Olivia, de 25 años de edad, quien la estrenó recientemente, el día de su bautizo.
Antes de disponer de la silla de ruedas, “la arena del camino le quemaba las palmas de las manos en la época más calurosa del año”, pero aun así acudía gateando a la eucaristía, “dando un testimonio de superación y de fe heroico”.
Las religiosas, al poco tiempo de desplazarse hasta Chissano, coincidieron con Olivia en un camino de la localidad africana tras “ver a lo lejos que algo se movía serpeando” y comprobar, “para nuestra sorpresa, que era una joven”, han recordado.
En la atención de la joven discapacitada también colabora el párroco de Chissano, quien atiende pastoralmente “un territorio muy extenso y con infinidad de feligreses con graves necesidades por estar discapacitados y no tener recursos económicos o apoyos familiares”, han señalado las mismas fuentes. Para preparar a Olivia para recibir el sacramento del Bautismo, el sacerdote envió de forma periódica a un catequista hasta el domicilio de la mozambiqueña. En la ceremonia, un benefactor de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados ejerció como padrino y, después, dispuso su casa para organizar un convite.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.